TEST DE FAGERSTRÖM MODIFICADO. Para detectar la dependencia a la Nicotina.

¿Estás motivado para dejar de fumar?

Para dejar de fumar mucha gente dice que sólo es necesario desearlo. Pero todos los fumadores saben que ésto en ocasiones no resulta tan simple.

Existe un método por el cual un fumador puede valorar cuán adicto es a la nicotina. Se realiza por medio de un test, se trata de un cuestionario con varias preguntas, que ha demostrado su utilidad a la hora de detectar aquellas personas que tienen dependencia hacia el consumo de tabaco. Se trata del Test de Fagerström modificado.

Test de Fagerström modificado se compone de varias preguntas con varias opciones de respuesta. Para cada respuesta existe un valor numérico. De la suma de estos valores obtenemos un resultado que será el que clasificará la dependencia en baja, moderada o alta.

Las preguntas y sus respectivas respuestas son:

1) ¿Cuánto tiempo pasa entre que se levanta y se fuma su primer cigarrillo?

A Menos de 5 minutos (3 puntos)

B Entre 6 y 30 minutos (2 puntos)

C Entre 31 y 60 minutos (1 punto)

D Más de 60 minutos (0 puntos)

2) ¿Encuentra difícil no fumar en lugares en que está prohibido (hospital, cine, biblioteca)?

A Sí (1 punto)

B No (0 puntos)

3) ¿Qué cigarrillo le desagrada más dejar de fumar?

A El primero de la mañana (1 punto)

B Cualquier otro (0 puntos)

4) ¿Cuántos cigarrillos fuma al día?

A Menos de 10 cigarrillos (0 puntos)

B Entre 11 y 20 cigarrillos (1 punto)

C Entre 21 y 30 cigarrillos (2 puntos)

D 31 ó más cigarrillos (3 puntos)

5) ¿Fuma con más frecuencia durante las primeras horas después de levantarse que durante el resto del día?

A Sí (1 punto)

B No (0 puntos)

6) ¿Fuma aunque esté tan enfermo que tenga que guardar cama la mayor parte del día?

A Sí (1 punto)

B No (0 puntos)

Así, una puntuación inferior a 4 puntos indica baja dependencia. Entre 5 y 6 puntos comportan dependencia media. Y hablamos de alta dependencia si obtenemos 7 ó más puntos.

Algunas conclusiones: podemos inferir del test. Parece bastante evidente que el primer cigarrillo de la mañana tiene un peso específico muy alto a la hora de valorar la dependencia a la nicotina por parte de una persona. La explicación no es muy complicada. Durante la noche, mientras dormimos, no fumamos. Por tanto, los niveles de nicotina en el cuerpo van bajando hasta encontrarse en lo más bajo al despertarnos.

Se produce, pues, un verdadero síndrome de abstinencia. Así, aquella persona que nada más levantarse necesite fumar el primer cigarrillo hemos de deducir que será la que tenga una dependencia mayor a la nicotina (quien la eche más en falta).

Deja un comentario